[Crònica/Crónica] Un alba sin coro.

El pasado domingo 1 de mayo el GEES tenía previsto una salida al Turó de Valldaura con motivo del International Dawn Chorus Day. Nos encontramos (Iago y yo mismo) en la estación de metro de Mundet, antes incluso de la hora prevista. Tras esperar unos minutos para dar la opción de alguna incorporación, nos decidimos a encarar la subida hasta el punto en el que teníamos previsto realizar la captación de este fenómeno, tan cotidiano durante la primavera como especial.

La subida la abordamos a paso ligero, envueltos por la oscuridad de la noche, y ayudados por una linterna frontal que se hizo necesaria en las primeras rampas de la pista forestal. No teníamos prisa pero andamos acuciados por la proximidad de la salida del sol que se hacía más y más presente a cada paso. Los últimos tramos de la subida resultaron duros más que nada por la necesidad de alcanzar la cima y reconocer el terreno antes de iniciar la captación. Yo no había subido nunca y no sabía bien qué posibilidades habría para orientar la grabación hacia el oeste y tratar de evitar el rumor urbano.

Cuando llegamos a la torre de comunicaciones el sol no había salido todavía pero faltaban pocos minutos para que ese primer rayo levantase sobre la línea del horizonte. Inspeccionamos unos instantes la zona, ya con ciertas prisas, y optamos por separarnos para no hacer la misma grabación. Mi fijación por evitar el rumor de la ciudad y el incipiente viento, que empezaba a soplar con cierta fuerza, me llevó a adentrarme por un camino que lleva hacia el interior del Parque de Collserola. Una vez seleccionada una zona, entre arbustos y con unos pinos frente a mí, me decidí a iniciar la grabación.

Todavía se escuchaban pocos ejemplares y parecía buen momento para captar el aumento de cantos… Sin embargo, cuando llevaba tan solo 5 minutos de grabación, la señal que me llegaba a los auriculares se cortó bruscamente. Miré a la grabadora… card full!!!. No podía creerlo. El día anterior había utilizado la grabadora y había limpiado todas las pistas, antes de prepararla para esta salida. En ese momento, atónito como estaba, solo se me ocurrió borrar y volver a borrar todos los archivos (los 5 minutos que llevaba grabados) y sacar y volver a introducir la tarjeta, incluso sin apagar el dispositivo. Nada. Nada y nada, por tercera vez.

En ese momento, no sé si por el sueño, un cierto cansancio o los nervios, o todo junto seguramente, no di con la solución (más cercana de lo que pensaba en ese momento de desorientación). Así que opté por intentar grabar esos cinco minutos de nuevo. No sería lo mismo pero al menos tendría 5 minutos de material…

Hice varios intentos pero no terminaba de encontrar el momento de iniciar la grabación y cuando lo hacía me parecía que no había nada interesante, así que volvía a parar la grabación y a borrar el archivo con la idea de que en alguno de los borrados la tarjeta reaccionaría y volvería a su capacidad normal. Pero nunca ocurría…

Tras numerosos intentos, todos con idéntica suerte, volví al punto en el que nos habíamos separado con una sensación amarga. A los pocos segundos, Iago salió de entre los arbustos con un balanceo en la cabeza que no hacía pensar nada bueno. Tampoco él había obtenido buenos resultados en sus grabaciones o, al menos, no los esperados. Había pocas aves y apenas cantaban de una en una y sin mayor ánimo.

En su primera grabación cantan un mirlo y el que parece ser un herrerillo común marcando su territorio, además de otros pájaros (hacia el minuto 9:30 también parece que canta un verdecillo, en el minuto 16 el mismo u otro mirlo hace una llamada de alarma etc. ), y también se percibe el movimiento de las hojas provocado por el viento. A partir de un cierto momento, el paso de aviones produce un efecto acústico de sombra sobre el entorno.

http://freesound.org/people/Soundatic/sounds/346191/

En la segunda, además del viento, se oye un pájaro que canta durante bastante rato, mostrando la amplitud de su repertorio.

http://freesound.org/people/Soundatic/sounds/346190/

Como se puede apreciar, la grabación está bastante editada para que se oigan más claros los cantos, aunque, como consecuencia, tiene una factura un tanto artificial.

El singular frío de esa mañana, junto al viento, las prisas que nos impidieron una mayor reflexión a la hora de escoger nuestra posición. Fueron varias las explicaciones que fuimos barajando. Además, le expliqué mi incidencia con la memoria de la grabadora. Cuando acabamos los comentarios nos miramos con una sensación que mezclaba incredulidad y decepción. La cosa ya estaba hecha. Ya eran casi las 8h. y, desde luego, en ese momento no se podían cambiar nada, así que optamos por poner buena cara y seguir analizando qué había podido fallarnos.

20160501_GEES_PV_IDCD_I

La respuesta la encontramos en pocos segundos, al dar la vuelta a la torre e iniciar el camino de bajada. En seguida pudimos comprobar que en esa zona (orientada al este) el sol iluminaba las copas de los árboles y que algunos pájaros revoloteaban y canturreaban a ambos lados del camino. La conclusión parecía evidente: nos habíamos colocado en una zona de sombra y eso no es lo que buscan los animales a esas horas de la mañana. En ese instante borré lo que había grabado y lance una nueva grabación de poco más de 5 minutos.

20160501_GEES_PV_IDCD

Al finalizar, casi sin cruzar palabra, iniciamos la bajada con una impresión de pequeña decepción. Así que no nos quedaba otra opción que bajar disfrutando del  paseo y de los cantos que nos encontramos en nuestro camino. Algunos que no conocíamos y no podíamos identificar, y otros que sí reconocíamos, como carboneros, herrerillos, mirlos, petirrojos, verdecillos, palomas torcaces, tórtolas turcas, alguna cotorra en el tramo final, e incluso algún pinzón, como el que grabó prácticamente en primer plano Iago.

http://www.xeno-canto.org/314719

Ya en el tramo final, acompañados por algunos ciclistas, corredores y caminantes, fuimos aproximándonos al punto de partida. Nos deteníamos de vez en cuando para escuchar y reflexionar acerca de los paisajes sonoros que nos encontrábamos -y también de las vistas y la geografía de Barcelona reconocibles desde aquellos lugares-. El viento y su roce con las hojas de pinos y eucaliptos nos llevó a comentar la importancia de los sonidos de la infancia, cómo quedan en lo más hondo de la memoria y cómo afectan de modo inconsciente en las sensaciones y hasta en la identidad de las personas.

Enredados en la conversación llegamos al punto de partida. El acceso por el lado montaña a la estación desciende bruscamente por una zona de escaleras, lo que hace un contraste drástico entre un espacio abierto y otro cubierto. Al situarnos bajo el techo tuve la tentación de notar la resonancia y di una palmada para comprobar qué efecto producía. En un momento me pareció que llegó a repetirse (y producir eco), pero al ir subido en las escaleras mecánicas no pude recuperar la misma posición y ya no llegaba a dar esa sensación de repetición, sino de una resonancia larga y densa que lo enmascaraba todo. Por su parte, Iago no llegó a identificar el eco en ningún momento, sino una mayor o menor reverberación dependiendo del lugar, según comentó.

En poco segundos pasamos del frío decreciente de la mañana al calor estable del metro, del espacio abierto con sus rumores distantes y suaves a las reverberaciones y traqueteos subterráneos, de los pájaros a las personas: volvíamos a la ciudad. Así dimos por finalizada una salida que, sin duda, recordaremos (espero que con unas risas) durante muchos años.

Al llegar a casa, con tranquilidad, di con la tecla. Simplemente había que formatear la tarjeta para recuperar toda su capacidad de almacenamiento. Pero en el momento: a los pies de la torre, entre los arbustos, en una zona de sombra y con el sol saliendo, no reaccioné.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 24 mayo, 2016 por en Sin categoría.
A %d blogueros les gusta esto: