Convocatòria II WLDBcn al Convent de Sant Agustí

CAT/ (castellano debajo)

Els sons (també els paisatges sonors) i la seva evolució en el temps estan molt lligats a les activitats humanes i el seu desenvolupament cultural, econòmic, tecnològic; tot i que les forces de la Natura, unes vegades lenta i implacable, altres abrupta i dràstica, juguen el seu paper i condicionen el paisatge sonor de cada lloc particular. Com descriu Murray Schafer en “The Tunning of the World” (Sintonitzant el Món), el trànsit del burg a la ciutat, la revolució industrial, la elèctrica (actualment la digital), han anat modificant els sons que constitueixen i caracteritzen els diferents entorns sonors en els quals desenvolupem les nostres vides quotidianes. Aquest procés evolutiu ve lligat, per una banda, amb la desaparició d’alguns sons que van existir en el passat; també però, genera i crea d’altres de nous amb nous paisatges sonors reials o imaginats.

Tot i que per parlar correctament de la desaparició d’un so, abans cal tenir consciència de la seva existència. És partint d’aquesta premissa que podem donar fé de la seva desaparició. També la trobada d’un so suposa la consciència de la seva existència anterior al moment de la trobada perquè si no fos així, hauríem de parlar de descoberta (que és una altra manera de trobar).

Contra la pèrdua d’un so sempre hem tingut la memòria: indesxifrable mecanisme d’emmagatzematge d’experiències acústiques (en diferents nivells i capricioses relacions). I la memòria oral és un d’aquells recursos per parlar dels sons del passat. Avui en dia, amés. podem fixar, transmetre i reproduir sons, el que permet la possibilitat d’estudiar, analitzar i arxivar sons, tot i que afavoreix la pèrdua de capacitat de la memòria com a conseqüència perversa d’aquest avantatge: perqué recordar si hi està enregistrat?.

També podem perdre i trobar sons dins del mateix enregistrament, perquè en escoltar el material d’una captura podem comprovar com un so que pensaven que s’escoltaria s’ha “perdut”. A la inversa, un so al qual havíem fet atenció en el moment de l’enregistrament el podem “trobar” en l’audició del registre.

Qualsevol d’aquestes idees, o una altra de la teva preferència, pot servir per què enviïs un registre o una composició. Amb el material que rebrem farem una playlist que s’escoltarà en la nostra Sala d’Escolta (real i virtual)

Envia’ns, abans del dimecres 13 de juliol, un enllaç a un arxiu descarregable (soundcloud, dropbox, wetransfer, freesound…) en format .wav o .aiff (44.100 Hz./16bit) i un breu text (nom de l’autor, autora o autors, títol de la peça i una breu explicació de la peça), acompanyat, si és possible, d’una imatge (format .jpg) a: exploracionesentornosonoro@gmail.com

—————–

CAST/

Los sonidos (también los paisajes sonoros) y su evolución en el tiempo están muy ligados a las actividades humanas y su desarrollo cultural, económico, tecnológico; aunque también las fuerzas naturales, unas veces lentas e implacables, otras abruptas y drásticas, juegan su papel y condicionan el paisaje sonoro de cada lugar concreto. Tal y como describe Murray Schafer en The Tunning of the World, el tránsito del burgo a la ciudad, la revolución industrial o la eléctrica (actualmente la digital) han ido modificando los sonidos que constituyen y caracterizan los diferentes entornos sonoros en los que desarrollamos nuestras vidas cotidianas. Ese proceso evolutivo conlleva, por un lado, la desaparición de algunos sonidos que existieron en el pasado; pero también alumbran y generan, por otro, nuevos sonidos y nuevos paisajes sonoros, tanto reales como imaginados.

Pero para poder hablar con propiedad de la desaparición de un sonido, primero hay que tener conocimiento de su existencia. Y es a partir de esta premisa que podremos dar fe de su desaparición. También el encuentro de un sonido implica la conciencia de su existencia previa al encuentro. De otra forma, tendríamos que hablar de un descubrimiento (que es otra forma de encontrar).

Contra la pérdida de sonidos siempre hemos tenido la memoria: indescifrable mecanismo de almacenamiento de experiencias acústicas (en diferentes niveles y caprichosas relaciones). Y la memoria oral es una de esas formas de acudir a los sonidos del pasado. Hoy, además, podemos fijar, transmitir y reproducir sonidos, lo que plantea la ventaja de poder estudiar, analizar y archivar sonidos, aunque también favorece la pérdida de la capacidad de memoria como consecuencia perversa de dicha ventaja: ¿para qué recordar si está grabado?.

Pero también podemos perder y encontrar sonidos dentro de una grabación, pues al escuchar el material de una captura podemos comprobar que un determinado sonido que pensábamos que se escucharía se ha “perdido”. A la inversa, un sonido en el que no habíamos reparado en el momento de la grabación, lo podemos “encontrar” en la audición de los registros.

Cualquiera de estas ideas, o la que tu prefieras, puede servir para que nos envíes una grabación o una composición. Con el material que recibamos haremos una playlist que se podrá escuchar en nuestra “Sala de Escucha” (real y virtual).

Envíanos, antes del miércoles 13 de julio, un enlace a un archivo descargable (soundcloud, dropbox, wetransfer, freesound) en formato .wav o .aiff (44.100Hz./16bit.) y un breve texto (nombre del autor, título de la pieza, breve explicación de la pieza), acompañados, si es posible, de una imagen (formato .jpg) a: exploracionesentornosonoro@gmail.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada el 28 junio, 2016 por en Sin categoría.
A %d blogueros les gusta esto: